2 oct. 2011

El ladrillo español se refugia en China

Hace unas semanas se puso en contacto con nosotros Zigor Aldama, periodista y corresponsal del grupo Vocento en Asia. Nos comentó que estaba realizando una serie de entrevistas a diferentes perfiles de arquitectos que actualmente se encuentran desarrollando su actividad profesional en China y quería que aportásemos nuestra visión personal. Fuimos a cenar con él un domingo y estuvimos conversando acerca de diferentes cuestiones de nuestra experiencia personal y profesional en Shanghai. 

¿Por qué decidimos a dar el paso de venirnos a trabajar a China? ¿Cómo llevamos a cabo el proceso? ¿Cuáles fueron nuestras motivaciones, nuestras inquietudes, nuestras expectativas, nuestros miedos? ¿Cómo fue el proceso de adaptación al nuevo medio, tanto a nivel personal como profesional? ¿Qué diferencias principales encontramos entre la situación profesional en España y en China? ¿Cómo vemos el futuro de los arquitectos y de la arquitectura a nivel nacional e internacional?


Hoy se ha publicado el artículo en el Suplemento de Negocios del diario El País. En él se pueden escuchar las visiones de diferentes perfiles profesionales de arquitectos afincados en China y especialmente en la ciudad de Shanghai.

Como se puede observar al leer el artículo, casi todos hemos coincidido en muchas de las visiones acerca de la situación profesional de los arquitectos expatriados en China. Si cambiásemos el orden de los nombres manteniendo las respuestas tal y como están, el reportaje seguiría siendo igual de válido. Todos dijimos básicamente lo mismo, a pesar de que cada arquitecto enfocó sus planteamientos a la posición de mercado en la que actualmente se está focalizando.

Los puntos en común se centraron en resaltar la diferencia del rol del arquitecto entre China y Europa, la especialización del arquitecto en una fase del proyecto más focalizada en la parte creativa que en la técnica, la elevada valoración que tienen en China de los arquitectos europeos y la infinita capacidad de aprendizaje y de trabajo de las oficinas locales. También hay hablamos del crecimiento desmesurado e imparable que vive actualmente el gigante asiático, de la difícil competencia existente entre las oficinas internacionales para conseguir un hueco en el mercado chino, de la importancia de las relaciones, los contactos y las amistades profesionales y de la frenética velocidad de los tiempos que se manejan en este mercado laboral.


A continuación reproducimos íntegramente el artículo firmado por Zigor Aldama.




Javier Castrillo (Madrid, 1976) no puede evitar llevarse las manos a la cabeza cada vez que visita una obra. La desesperación se refleja en su mirada un segundo, pero este arquitecto sabe que tiene que mantener la calma. Lleva cinco años en Shanghái con un estudio propio, y ha aprendido que la nueva tierra de las oportunidades solo se exprime con paciencia. "Además, el rol del arquitecto en China es diferente del de España, donde tiene toda la responsabilidad en la construcción de un edificio. Aquí solo puede participar en la fase de concepto y de diseño, luego la construcción queda en manos de un instituto o una empresa local que desarrollan el proyecto. Por eso, a pie de obra poco podemos hacer. Nos cambian los detalles constructivos y hay que pelear para lograr una calidad decente", explica.


De hecho, hasta un maestro de feng shui puede tener más influencia que el arquitecto. "Condiciona mucho. Hay cosas de esta filosofía que resultan lógicas e interesantes, pero otras están ligadas a la superstición. Eso sí, cuando el maestro dice algo, hay que hacerlo". Así que, toma aire, y, con pausa, le explica a su asistente china las cosas que le sacan de quicio.


Castrillo inspecciona las placas de granito que recubren las columnas del club que ha diseñado para el Gobierno local de Jiading, y se muestra complacido. "El grosor está bien. Aquí se tira a lo bajo en la calidad de los materiales, porque no se puede olvidar que solo el Estado es propietario del suelo, y las concesiones son a 70 años", dice el arquitecto, encargado también del interiorismo de las franquicias con las que Telepizza desembarcará en China.


Su proyecto estrella son tres torres de hasta 160 metros de altura para GCL, una empresa de energías renovables. Pero el éxito no le llegó fácil. Vino a China contratado por el estudio Lamela para presentarse a concursos "que son una cortina de humo porque los proyectos ya están dados", señala Castrillo. El trabajo no prosperó, pero él vio la oportunidad del creciente mercado mientras vaticinaba el ladrillazo español. Decidió quedarse y montar "una empresa de renders (imágenes por ordenador que muestran el aspecto final de un proyecto), y fui labrando las relaciones personales que son indispensables aquí"


Hoy emplea a una treintena de personas y ya ha concluido un conjunto de seis bloques de oficinas en las afueras de Shanghái. "Los buenos proyectos son los que concede el Gobierno", asegura. "Aquí la escala apabulla. Nunca podría haber soñado con proyectos de esta envergadura en España". Muchos piensan como él. El crash inmobiliario nacional ha provocado que miles de arquitectos pongan pies en polvorosa. Y el imparable desarrollo chino, que sigue alimentando una burbuja blindada, ha convertido al gigante asiático en el imán más potente. No hay cifras oficiales, pero los que han llegado a China se cuentan por decenas, si no por centenares. Buscan una salida digna, y persiguen un sueño que Pedro Pablo Arroyo (Madrid, 1969) ya ha alcanzado.

El decano de los arquitectos españoles establecidos en el país de Mao ha completado un viaje de ida y vuelta que comenzó con su doctorado en Japón. De allí saltó a China, donde abrió CA Group con un socio local. Su primer éxito fue modesto, pero no pasó desapercibido. El coqueto puente de Qingpu le proporcionó reconocimiento internacional y el mejor de los clientes: la Administración le encargó rápidamente un proyecto mucho más ambicioso, dos puentes gemelos en una autopista de Shanghái por valor de 20 millones de euros. Ahora está inmerso en un nuevo encargo que alumbrará 10 puentes más. Arroyo, no obstante, supervisa el proceso creativo desde España, desde la Universidad Europea de Madrid donde da clases, y desde donde sigue involucrado en el estudio CA, que ahora busca acometer proyectos en Europa desde China, el camino inverso al habitual. Con esa perspectiva, Arroyo dispara: "Los estudios españoles son demasiado pequeños para enfrentarse con éxito al reto que supone China. Es necesario construir una estructura empresarial mucho más potente, y añadir una visión internacional. La capacidad técnica y la imaginación no son problema, razón por la que somos bien valorados fuera, pero muchos no saben adaptarse a trabajar y gestionar equipos numerosos. Los que hemos conseguido algo en China somos microorganismos en un gran ecosistema".


Arroyo cree que el país asiático todavía ofrece oportunidades a los arquitectos españoles, y augura un porvenir duro a la profesión en nuestro país. "Vamos de pulcros, pero luego no barremos la casa. En España aún perduran el enchufismo y la cultura del pelotazo", asegura. Castrillo agrega que "muchos critican la calidad china, pero olvidan las chapuzas nacionales. Otros critican a los trabajadores chinos, pero son muy aplicados y van acortando distancias con los nuestros".


Lo mismo piensa Álvaro Leonardo (Xàtiva, 1979). Tras trabajar en Europa y América, decidió probar suerte en China, y lo hizo en un estudio local. "Ha cambiado la escala de nuestro mundo. Ahora somos una provincia de Europa, y tenemos que hacerlo valer. Los chinos todavía tienen que desencorsetarse pero lo harán rápido, así que no podemos seguir esperando a que nos lluevan los proyectos". De esa idea surge el estudio Polifactory, creado por jóvenes arquitectos, entre los que se encuentra Leonardo, y que tiene una rama en China, otra en Brasil, y el tronco en España. "Es imprescindible contar con valor añadido, el nuestro es la experiencia internacional que los chinos todavía no han adquirido".


La experiencia es un grado. Lo saben bien Nieves Merayo (León, 1978) y Julen Asua (Bilbao, 1978). Están en el último grupo de los arquitectos que han llegado a China, pero, a diferencia de la mayoría, no lo han hecho por necesidad. "Llevábamos trabajando siete años en Madrid y veíamos cómo nuestros amigos se quedaban sin trabajo. Nosotros no teníamos ese problema, pero sí que habían caído nuestros ingresos", cuenta él. "Entonces pensamos en la posibilidad de probar fuera. Elegimos China y descartarnos instalarnos por nuestra cuenta". Llegaron con un visado de estudios para aprender el idioma, pero Nieves tardó 15 días en encontrar trabajo en un estudio francés y Julen cerró su acuerdo con uno chino en un mes. "Tenemos mucha suerte, pero también es cierto que este no es un país para recién licenciados. Antes te daban trabajo por tu cara bonita, pero ahora el Gobierno limita los permisos a mano de obra muy cualificada. Es una nueva fase de su desarrollo", comenta el bilbaíno.

Artículo de Zigor Aldama para El País | Publicado el 02/10/2011 | Javier Castrillo, Pedro Pablo Arroyo, Álvaro Leonardo, Julen Asua y Nieves Merayo | Entrevistas realizadas en Shanghai (China) | El ladrillo español se refugia en China

2 comentarios :

Melción Zulueta Arquitectos SCP dijo...

Estoy gratamente sorprendido de haberos encontrado. En estos tiempos revueltos es un placer encontrar colegas con opinión y crítica sana. Suerte en China. Seguimos vuestra estela

multido | Julen Asua | Nieves Merayo dijo...

Muchísimas gracias por el comentario y por el apoyo. Nos gustaría tener más actualizado el blog con todo lo que estamos viviendo por aquí pero la falta de tiempo es un problema. Aún así, prometemos ponernos al día para contar todo lo que andamos haciendo y deshaciendo por aquí.

De nuevo, muchas gracias y fuerte abrazo!!