2 dic. 2012

No es país para nadie


Estimada señora del Corral:

No voy a dedicar más tiempo del necesario a escribir estas líneas, porque creo sinceramente que usted no lo merece. Así que seré muy breve.

Llevo casi dos años en Shanghai. Más de un año sin abrazar a mis padres. En mi caso personal, salir fuera de España no fue una decisión producto de la crisis ya que en aquel momento tenía trabajo. Lo hice porque quería emigrar antes de que emigrar se convirtiera en mi último recurso.

A día de hoy, aunque quisiera volver a España, no podría.

A diario veo cómo llegan a esta ciudad decenas de profesionales españoles totalmente desesperados. No sólo son jóvenes aventureros con ganas de comerse el mundo. Son jóvenes y no tan jóvenes sin opciones, sin futuro y sin posibilidad de elegir otro camino. Son familias enteras con niños pequeños que han atravesado momentos muy difíciles en España. Son personas de todas las edades asfixiadas por un sistema que ha aniquilado cualquier posibilidad real de supervivencia.

Que esté contento aquí no significa que tenga una venda en los ojos y no sepa anticiparme a problemas futuros. Soy consciente de que esto no es algo temporal. Volver a España comienza a dejar de ser una posibilidad viable en un futuro a corto y medio plazo porque ustedes han logrado que ya no sea un país para viejos, ni para jóvenes, ni para nadie. Vivo a casi 11.000 kilómetros de distancia de mi casa, de mi familia y de mi gente. Y esto no es una queja, simplemente es una realidad. Es duro a veces estar tan lejos de tu lugar y es mucho más duro saber que probablemente no vas a poder regresar jamás.

Y tener que aguantar este tipo de vergonzosas declaraciones me cabrea y me indigna. 

Voy a serle sincero, señora del Corral. No espero que dimita ni que pida disculpas. Ustedes, los políticos, no hacen esas cosas. Hace tiempo que se tomaron al pie de la letra aquella denominación de "clase política" y decidieron convertirse exactamente en eso: en una clase social privilegiada que ni respeta las reglas del juego ni vive de acuerdo a las normas que imponen al resto de las clases sociales sobre las que gobiernan. Ustedes ya no tratan de disimular nada. Hace tiempo que dejaron de hacerlo porque se creen por encima del bien y del mal. Ustedes, todos los políticos sin excepción, se descojonan diariamente de nosotros en nuestras caras mientras nos exigen que sonriamos y sigamos remando en la misma dirección. 


El problema es que a estas alturas la sociedad ha dejado de esperar nada de ustedes.


Corríjame si me equivoco señora del Corral, pero tengo la sensación de que ustedes, los políticos, tienen cosas más serias e importantes de las que preocuparse en estos momentos, que buscar las motivaciones que están llevando a cientos de miles de profesionales jóvenes y no tan jóvenes a irse lejos de su país para encontrar la manera de continuar viviendo dignamente.


Entre otros problemas, tienen un país con casi un 26% de la población activa en el paro. La tasa de paro más alto de toda la Unión Europea. Y el paro juvenil supera ya el 53%. Un panorama así llevaría a cualquiera a pensar que el verdadero espíritu aventurero está en aquellos profesionales que deciden quedarse en España, y no en los que se van.


Teniendo en cuenta esta situación, no creo que esté usted en condiciones de hablarnos de 'impulsos aventureros'. Pónganse a trabajar buscando soluciones, que para eso les pagamos, y dejen de preocuparse por las motivaciones de la sociedad para realizar este éxodo profesional que está sufriendo el país. 
Estamos ya hartos de sus eufemismos, así que dejen de intentar convencernos de que el drama que lleva a la sociedad a emigrar masivamente al extranjero es en realidad una trepidante y emocionante aventura.

Como ya le he dicho antes, no espero ni pido su dimisión ni sus disculpas. Sólo pido un poco de respeto, señora del Corral. Tan sólo un mínimo. Una pizca.

No creo que sea demasiado exigir que, antes de soltar gilipolleces, se piensen dos veces las cosas. 


Mantengan sus putas bocas cerradas, que están mucho más guapos. Y pónganse a trabajar.

Reciba un cordial saludo de un arquitecto expatriado en China.

Atentamente,

Un emigrante

Carta dirigida a la Secretaria de Inmigración y Emigración del Gobierno de España, Marina del Corral Téllez, en relación a sus declaraciones realizadas el día 1 de diciembre de 2012, en las que aseguraba que la masiva emigración de jóvenes profesionales al extranjero se debe sobre todo al 'impulso aventurero de la juventud'.

Enlaces a la noticia: El País | Abc | La Voz de Galicia | Diario Vasco | Huffington Post 

4 comentarios :

Javier Luna Corento dijo...

Toda la razón, no podría estar más de acuerdo... yo también sé lo que es estar fuera ( aunque no tan lejos...)
Ánimo, compañeros... ahora recuerdo aquella canción de Héroes del Silencio... qué facil es abrir tanto la boca.
Un saludo.

Saray dijo...

Yo también estoy fuera, y me fastidia cada vez que la gente te dice claro "por amor" suena tan bonito..... pues no señores yo no emigré por amor, emigré porque descubrí que mi pareja ganaba fuera más de lo que podríamos haber ganado en España los dos trabajando a destajo.
Emigré porque descubrí que hay países donde la gente tiene vida después del trabajo y vacaciones pagadas (como falso autónomo en España eso era una ilusión), descubrí que se puede pagar un 30% del sueldo en el alquiler del piso. Tristemente veo que mis hijos nacerán y crecerán lejos de sus abuelos pero es lo que hay y no nos queda otra, lo hemos elegido,

arrierito dijo...

"... el verdadero espíritu aventurero está en aquellos profesionales que deciden quedarse en España, y no en los que se van."

¡Qué gran verdad, caramba!

Entre los del Corral, los Urdangarines y los Calatravas... quedarse en Españistán es como ir a buscar las fuentes del Nilo. Cuando vosotros volváis, aunque sólo sea para abrazar a la familia, podréis saludarnos con un amable... "Livingstone, supongo" :)

Este blog es excelente por los cuatro costados. Lo descubrí el otro día, y ya he leído una docena de entradas a cada cual mejor. Si no comento en todas ellas es porque cada vez que termino una sólo quiero empezar otra, y otra... Valga este primer comentario como resumen de todos los que he dejado de escribir, y que en esencia vendrían a decir lo mismo: GRACIAS.

Tal vez sea deformación profesional, que para conocer a alguien intento aprovechar al máximo cada dato que me ofrece por pequeño e involuntario que sea. Tengo que hacerlo con mis clientes: Ayer no sabía ni que existía esa persona, y hoy tengo que proyectar, por ejemplo, una casa para su familia en la que vivirán ¡y crecerán! sus hijos... Necesito conocer a los clientes, y rápido. Es absurdo pretender conocer bien a alguien en poco tiempo, lo sé, pero hay que intentarlo (faceta sociológica y psicológica de esta profesión). Pues bien... vosotros no sois mis clientes, pero después de leer un puñado de vuestras entradas ya deduzco que, o mentís muy bien, o sois unas personas humanas excepcionales. Es más, creo que os supero en edad y aún así os digo que de mayor quiero ser como vosotros. ¿Que por qué os hago la pelota? Os hago la pelota porque uno está hasta los cojones de tanta bazofia y necesita recuperar la fe en la inteligencia, en la razón, en la integridad y en el ser humano que vosotros representáis con mayúsculas. Porque sois granos entre montañas de paja y hay que señalaros con el dedo aunque os incomode. Porque os lo merecéis, vaya.

Julen, Nieves, ya acabo...
Os deseo lo mejor, hagáis lo que hagáis y estéís donde estéis, y espero que sigáis teniendo tiempo, salud y ganas para mantener este blog.

De nuevo: GRACIAS.

multido | Julen Asua | Nieves Merayo dijo...

@arrierito Estamos ruborizados y halagados con tu comentario. No podemos decir otra cosa excepto gracias. Muchas gracias. No hay nada más bonito que ver que hay gente que le gusta las cosas que aquí contamos. Gracias de nuevo, de verdad.